Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

CUENTO

El árbol de los sueños

 

¡Hola, amigos!

    Os escribo la historia de Pirula para que sepáis lo que le sucedía cuando miraba la tele mucho tiempo. Primero quiero que la conozcáis y por eso os digo cómo era.

    Pirula era una niña muy pequeña que vivía con sus padres en una casa muy bonita. Ella era chiquita y regordeta. Tenía el pelo muy rubio y su mamá le hacía dos coletas con unos lazos preciosos.

    Pirula se sentaba todas las tardes en el sofá y se la veía muy interesada mirando la televisión, echando hacia adelante su cara redondita. Miraba los dibujos, que le gustaban mucho, y jugueteaba con su gato. A su gato, Rufo, le encantaba echarse en el sofá junto a ella. Era como un cachorro de peluche gris que dormía mucho, sobre todo si Pirula dejaba de acariciarle porque a veces también se dormía.

    A Pirula le gustaban las historias que narraban cosas extrañas; cosas que nunca les sucedían a ella o a sus amigos.

    Un día del último invierno, cuando en la calle hacía mucho frío, se sentó en el sofá con su gato gris para ver sus dibujos preferidos. Sin darse cuenta por qué, Piruja empezó a ver la tele rodeada de una niebla extraña y la pantalla se le acercaba poco a poco. En escaso tiempo la niña empezó a verse dentro de la tele llevada al pie de un árbol enorme. Le pareció que sus pies se hacían pequeños y se los miró ensimismada y sorprendida pero con  mucho interés y curiosidad. Enseguida se dio cuenta que las zapatillas se le estaban quedando enormes y que parecía que cada uno de sus pies se mantenía sobre una canoa.

    Pirula observó muy pronto que las zapatillas-nave se pegaban una a la otra y la empezaron a levantar y transportar navegando por el aire en torno al árbol. Aquello debía ser algo mágico porque las zapatillas-nave se metieron deprisa por entre las ramas y fueron a posarse en la boca de un agujero del tronco. Lo que ella veía ahora no era el tronco de un árbol como el de su jardín, sino algo distinto que estaba iluminado por dentro y lleno de juguetes y otras cosas parecidas a las atracciones de feria.

 

 

    Pirula notó que alguien la tomaba de la mano. ¿Quién sería? Volvió la cabeza y lo vio; era Golosín, El Principe de las “Chuches”. Su Principe le dio una caja de corazones de chocolate y la llevó a ver el Elefante de Trompa Generosa.

    Cuando Pirula se acercó al elefante, éste levantó su trompa y le sopló una nube de chispitas doradas que se posaron sobre su pelo. Con lo que le estaba sucediendo nuestra amiga se sentía muy feliz y quiso visitar deprisa todas las cosas maravillosas que allí había. Pidió a Golosín que la acompañara, pero él ya no estaba a su lado.

    Pirula estuvo algún tiempo dando vueltas por las pistas voladoras y las calles de nieve azul. Cuando llegó a la Plaza de  la Alegría, se recostó sobre la hierba que allí era igual que el algodón de caramelo de menta y tenía por ello el color parecido al césped de un jardín. Allí empezó a sentir poco a poco el cansancio, y el sueño empezó a borrarle las imágenes de aquel lugar maravilloso. Casi sin darse cuenta se sintió envuelta en una niebla de ensueño que la llevaba blandamente hacia la nada.

    Aún se encontraba entre la niebla cuando empezó a sentir que alguien le tocaba el regazo y el pelo. Se llevó la mano hacia la cabeza mientras oía  muy cercano, pero confuso, el ronroneo de un gato.

Empezó a abrir poco a poco los ojos, con pereza, y a darse cuenta de que ya no había nada de lo que había visto antes, pero la tele estaba puesta y Rufo se le echaba encima porque quería jugar.

     Pirula cogió a su cariñoso gato y empezó a contarle a él, su extraño viaje al Árbol de los Sueños.
                              PIRULA.JPG  EL LORO VERDE

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Presentación

  • : El blog de LA ALDEA
  • El blog de LA ALDEA
  • : En este blog me propongo insertar algo de la historia reciente de EL TAMARAL, sus gentes, sus costumbres y sus cosas curiosas. Más adelante me gustaría que los visitantes aportaran documentos, datos y opiniones, sobre todo si son personas que tienen su origen o el de su familia en esta aldea de la Sierra de Segura.
  • Contacto

Enlaces